Dear Brothers and Sisters in Christ,
I pray that this message finds you happy and prepared for a year of joy in the Lord! In my fourth year as Bishop I have seen wonderful movement forward in our plans for the diocese. The past year of 75th anniversary celebrations across the diocese saw a consecration of renewed commitment into deeper prayer and a more intentional spiritual life. Under the intercession of Our Lady of Guadalupe and St. Therese of the Child Jesus, our co-patronesses, we are dedicating ourselves into transformation as intentional disciples of Jesus across the diocese. We have just begun!

Through prayerful discernment and work we have now published in our Today’s Catholic newspaper a strategic plan of goals and objectives for the next 3 to 5 years. This plan broadly addresses the needs of the diocese in outreach towards youth and families, strengthening our priestly ministry, communication of the faith in unified evangelization, and restructuring of the Catholic Pastoral Center (CPC) for clarity and alignment of support for the parishes.

The plan for the year ahead encompasses the concerns and goals of the Encuentro V, now in its second year of training leadership for Hispanic ministry across the diocese in conjunction with the national plan of the United States bishops. Our diocesan goals also reflect the emergence of the Synod on Young People, the Faith, and Vocational Discernment, called by Pope Francis, which will inform and direct the future of the universal Church.

The CPC staff has chosen to move forward in its mission under the image of Our Mother as the Stella Maris, Star of the Sea. Mary will be our specific compass and guide as we move towards clarity and alignment. Her words to the servers at the Wedding of Cana, “Do whatever he tells you,”
become clearly the guiding light for our future.

It is a constant reality that as a mission diocese, many of our efforts and ministries would not be possible without your support. I so appreciate the sacrifice you make, of any amount of your hard earned resources, which will make it possible to unify and focus our outreach as we move forward. Thank you for your participation in the DMF and may you know all blessings on your journey with us, and may Our Lady always be with you and your families.

Sincerely Yours in Christ,
Most Rev. Stephen J. Berg
Bishop of Pueblo

Queridos Hermanos y Hermanas en Cristo,
¡Rezo aquel este mensaje le encuentra feliz y listo durante un año de alegría en el Señor! En mi cuarto año como el Obispo he visto el maravilloso movimiento avanzado en nuestros proyectos para la diócesis. El año pasado de 75 celebraciones anuales a través de la diócesis vio una consagración del compromiso renovado en el rezo más profundo y una vida espiritual más intencional. Bajo la intercesión de Nuestra Señora de Guadalupe y San. Therese del Niño Jesús, nuestras co-patrocinadoras, nos dedicamos en la transformación como discípulos
intencionales de Jesús a través de la diócesis. ¡Acabamos de comenzar!

Por discernimiento pío y trabajo hemos publicado ahora en nuestro periódico Católico de Hoy un plan estratégico de objetivos y objetivos durante los próximos 3 a 5 años. Este plan ampliamente se dirige las necesidades de la diócesis en exceden hacia juventud y familias, reforzando nuestro ministerio sacerdotal, la comunicación de la fe en la evangelización unificada, y reestructurando del Centro Pastoral Católico (CPC) para claridad y alineación del apoyo a las parroquias.

El plan para el año delante cerca las preocupaciones y objetivos del Encuentro V, ahora en su segundo año
de la formación del mando para el Ministerio hispano a través de la diócesis junto con el plan nacional de
los obispos de los Estados Unidos. Nuestros objetivos diocesáneos también reflejan la aparición del Sínodo
en la Gente Joven, la Fe, y Discernimiento Profesional, llamado por el Papa Francis, que informará y dirigirá
el futuro de la Iglesia universal.

El personal CPC ha decidido avanzar en su misión bajo la imagen de Nuestra Madre como Stella Maris, la Estrella del Mar. Mary será nuestra brújula específica y dirigirá cuando nos movemos hacia claridad y alineación. Sus palabras a los servidores en la Boda de Cana, “Hacen lo que él le dice,” hecho claramente la dirección se encienden para nuestro futuro.

Esto es una realidad constante que como una diócesis de misión, muchos de nuestros esfuerzos y ministerios no serían posibles sin su apoyo. Así aprecio el sacrificio que usted hace, de cualquier cantidad de sus recursos ganados difíciles, que harán posible de unificar y enfocar nuestro exceder cuando avanzamos. Gracias por su participación en el DMF y le puede saber todas las bendiciónes en su viaje con nosotros, y puede Nuestra Señora siempre estar con usted y sus familias.

Atentamente en Cristo,
Rev Stephen J. Berg
Obispo de Pueblo